Articles for the Month of noviembre 2015

Revisiones de los Tecnicos

Revisión del vehículo y su equipamiento

Revisión Mecánica de la Ambulancia

Técnico-Conductor, al inicio de tu guardia

  • Revisa la documentación: Permiso de Circulación, ITV, seguro, certificado técnico-sanitario, tarjeta de transporte, libro de reclamaciones, carnet de conducir y gps
  • Comprueba los niveles de aceite, anticongelante, liquido de frenos y dirección asistida
  • Revisa la presión de todos los neumáticos y que su desgaste sea regular
  • Operatividad del vehículo: Arrancalo y llena el depósito de combustible si es necesario
  • Busca fugas de líquidos que puedan comprometer el funcionamiento del vehículo y/o la presencia de ruidos anormales
  • Observa daños en chapa-pintura e inspecciona puertas, cristales, limpiaparabrisas y claxon
  • Chequea que estén las herramientas básicas de mantenimiento y descarcelación de heridos
  • Examina los elementos de seguridad pasiva y extinción de incendios
  • Mantén en orden y anclado el material y elementos de la cabina asistencial
  • Verifica el buen funcionamiento de la iluminación interior-exterior del vehículo, de los prioritarios acústicos, luminosos y de la linterna con cono de señalización. Comprueba las comunicaciones con la central
  • Conserva de forma escrupulosa la limpieza interior del vehículo y la exterior, en medida de los posible
  • En cada turno introduce y revisa tus EPIs personales
  • Registra las anomalias iniciales y las que se produzcan durante la guardia en el "parte de revisión mecánica"

Técnico-Sanitario, al inicio de tu guardia

  • Chequea el buen funcionamiento de los sistemas de acceso, iluminación, climatización y seguridad de la cabina asistencial
  • Incorpora y comprueba tus EPIs y elementos de autoprotección
  • Verifica el material de inmovilización- movilización
  • Confirma la carga y funcionalidad de los equipos de electromecánica y diagnóstico junto a sus baterías de repuesto
  • Mantén en orden y anclado el material de la cabina asistencial
  • Conserva un stock adecuado de lencería y mantas
  • Examina el nivel de oxígeno, calcula autonomía y verifica el buen funcionamiento del sistema
  • Comprueba la caducidad de los fármacos, sueroterapia, material fungible y de cura, retira lo caducado o dañado
  • Repón lo necesario ubicándolo en el orden inverso a su uso
  • Revisa los Kits de material de Soporte Vital Avanzado identificando sus características y necesidades de almacenamiento
  • Chequea la limpieza, desinfección y esterilización del material sanitario y del habitáculo asistencial
  • Elimina los residuos derivados de la actividad sanitaria según normativa vigente
  • Cumplimenta los documentos de control de medicamento
  • Registra las anomalías iniciales y las que se produzcan durante la guardia en el "parte de revisión sanitaria"

Que hacer frente a un atragantamiento

Atragantamiento

En ocasiones, un resto de alimento o un objeto pueden atascar nuestras vías aéreas. Lo mejor para desbloquear la entrada y salida de aire es realizar la maniobra de Heimlich. Descubre cómo llevarla a cabo.

Escrito por Alicia Díaz, Enfermera, experta en Primeros Auxilios Qué hacer en caso de atragantamiento

Qué hacer ante un atragantamiento

Debemos tener claras las secuencias de actuación ante un atragantamiento, pues son algoritmos protocolizados que hay que seguir y es lo más sencillo para no perdernos y saber exactamente lo que hacer en cada momento.

En primer lugar hay que evaluar si es una obstrucción parcial o total con los criterios mencionados anteriormente:



En caso de obstrucción parcial

Si la persona está tosiendo, no se debe interferir, las toses son un mecanismo de defensa que le ayudarán a expulsar el objeto extraño, lo mejor es animarle a seguir tosiendo.

También se puede intentar extraer con cuidado el objeto que esté causando el atragantamiento, para ello utilizaremos los dedos índice y pulgar.

En caso de obstrucción total

La víctima no emite sonido alguno, pero está consciente. En este caso se llevará a cabo la Maniobra de Heimlich, que consiste en compresiones que intentarán sacar el objeto asfixiante y desbloquear la salida y entrada de aire. La técnica para realizarla es la siguiente:

  • Colócate detrás de la persona estando tú de pie.
  • Pon tus brazos alrededor de la cintura: la mano derecha en forma de puño cerrado en la parte superior del abdomen de la persona afectada (a la altura de la boca del estómago, donde se unen las costillas), y la mano izquierda tomando el puño, rodeando con los brazos la base del tórax.
  • Comprime el abdomen brusca y fuertemente hacia arriba con ambas manos.
  • Suspende la compresión.
  • Repite la maniobra las veces que sea necesario hasta que la persona expulse el cuerpo extraño de su garganta o que pierda el conocimiento.
  • Si pierde el conocimiento, pide ayuda inmediatamente al teléfono de emergencias comunicando breve y claramente lo sucedido.
  • En niños mayores de un año se utiliza el mismo procedimiento anterior, pero el puño se coloca sobre el ombligo del niño con el lado del pulgar hacia el abdomen.
  • Si una persona está sola y sufre de ahogamiento por objetos que obstruyen la vía respiratoria (tráquea), se puede utilizar la Maniobra Heimlich en uno mismo, clavando o posicionando el peso del cuerpo en el respaldo de una silla, de esta forma la presión dentro del pecho es incrementada rápidamente, forzando al objeto a salir fuera de la vía respiratoria.

Cómo se realiza la Maniobra de Heimlich: