Disposición del material en la movilización y traslado

Vamos a tratar la disposición idónea del material de soporte vital en los sistemas de movilización, para que no entorpezca la maniobrabilidad en el traslado y sin ocasionar perjuicios en los pacientes críticos.
Trataremos por pasos el procedimiento de movilización dependiendo de la patología del paciente y la zona de evacuación.
 
Válidos en domicilio. Tipo de paciente que va a ser cooperador, y la movilización a una silla de ruedas va a ser fácil. La evacuación se hará bien por medio de un aparato elevador, o por las escaleras del inmueble si no tuviese ascensor. En este caso tendrá que efectuarse por medio de dos técnicos. El primer TTS se situará en la cabeza del paciente, inclinando hacia él la silla y dejando en el aire la zona de los pies del paciente, para así el segundo TTS coger por los mangos que tiene provista la silla y comenzar el descenso por la escalera, situándose en el sentido de la marcha. Este tipo de maniobra se efectuará mejor entre dos personas, pues es más difícil perder el equilibrio que si hubiese más personal. Sujetaremos al paciente mediante las correas de la silla para evitar caídas involuntarias.
 
Encamados en domicilio. El traslado se hará de la misma forma que un paciente válido, con la diferencia del traspaso de la cama a la silla. Esto se efectuará cogiendo un técnico los antebrazos de la víctima, pasando sus manos por debajo de las axilas y otro TTS cogerá por las rodillas, siempre haciendo flexión con las rodillas para no doblar la espalda y no tener ningún tirón al momento de elevar al paciente hasta la sillas. Es la técnica más utilizada en pacientes conscientes y no válidos.
 
Con fracturas de miembros. Lo primero que habrá que efectuar será la inmovilización del miembro dañado y alineación de los miembros, para la posterior colocación de la camilla de cuchara y la consiguiente movilización hasta la camilla de la ambulancia. Ya en la camilla de cuchara se procederá a atar al paciente por medio de las correas de sujeción provistas para tal efecto. Se utilizarán tres correas, una en las piernas, otra sujetando la zona de las caderas y la tercera pasándola por debajo de las axilas del paciente. La técnica de colocación de la camilla de cuchara es la descrita en el apartado anterior.
El traslado se efectuará con un TTS en la cabeza y otro TTS en los pies colocado en el sentido de la marcha. En el caso que sea necesaria la participación de más efectivos, se colocara en los laterales de la camilla.
Movilización de pacientes
 
Con problemas respiratorios. En la atención de un paciente con problemas respiratorios será necesario la aportación de oxigenoterapia, con la consiguiente utilización de una botella de oxígeno portátil, la cual deberá ir acompañando al ocupante hasta el vehículo con el que se le va a trasladar a un Centro Hospitalario.
La posición idónea del paciente será la de Fowler. Para ello nuestra primera elección será la silla de ruedas y si no es posible, utilizaremos la propia camilla de la ambulancia.
 
Problemas cardiacos. Primará la administración tanto de soporte respiratorio como circulatorio y la monitorización cardiaca. Por eso que tendremos que prever toda la disposición del material que vamos a utilizar. Procuraremos realizar la evacuación en posición de sentado. Puede ser el caso de una insuficiencia cardiaca o un edema agudo de pulmón. El traslado se efectuará por medio de la silla de ruedas o con camilla de ambulancia elevada.
En la silla se podrá acoplar el monitor en la parte trasera y en la camilla en el lado izquierdo del paciente, para no tener inconvenientes de espacio dentro de la ambulancia.
 
El paciente crítico. Aquel cuya situación clínica conlleva alto riesgo. Su manejo conllevará movilizaciones e inmovilizaciones de precisión, material altamente tecnificado (monitor-desfibrilador, ventilación mecánica, sueroterapia…)
En un paciente en vía pública, tras realizar la primera valoración y estabilización de emergencias, se realizarán las maniobras de inmovilización-movilización de emergencias, realizándose el traslado hasta la unidad móvil en camilla de cuchara o ayuda de tablero espinal hasta el colchón de vacío, que estará previamente colocado en la camilla de la ambulancia.
En los domicilios, la movilización por las escaleras del inmueble se realizarán inmovilizando al paciente por medio de correas destinada a este fin, y procurando la sincronización de todo el equipo asistencial y del aparataje para lograr nuestra meta. Así, los TTS se dispondrán a los pies y cabecera del enfermo, y el personal sanitario ayudará controlando el buen funcionamiento del material utilizado, y las maniobras de traslado.

Cadena de Socorro

La experiencia demuestra que puede conseguirse una respuesta adecuada capaz de reducir la mortalidad en los accidentes de tráfico y sus secuelas.

 

Esta respuesta esta basada en el concepto de cadena de socorro, que recoge una sucesión favorable de acontecimientos que, de producirse, contribuirían a aumentar la probabilidades de supervivencia sin dejar secuelas en el accidentado. Los primeros auxilios prestados por el público general, la primera intervención sanitaria realizada por profesionales de la seguridad, del rescate o de la propia sanidad, y el tratamiento urgente con los medios adecuados, aplicado por equipos especializados, constituyen eslabones de igual importancia en una cadena que tiene como objetivo salvar la vida del accidentado y evitar cualquier otro mal.

Cadena de Socorro

Toda persona puede verse involucrada en un accidente, sea como afectado o en calidad de testigo, por lo que se debería conocer los principios básicos de actuación en estos casos:
  1. Evitar nuevos Accidentes
  2. Proteger a los afectados
  3. Pedir Ayuda experta lo antes posible
  4. Aplicar primeros auxilios y resucitación básica (solo si se dispone del entrenamiento adecuado).

 

1. Evitar nuevos accidentes. Para ello avisaremos con la señales que tengamos a nuestro alcance (luces de emergencia, triángulos de señalización, linternas, bengalas,...) a una distancia no inferior a 150 metros del lugar donde se encuentran los accidentados, siempre que se pueda cubiertos con una prenda llamativa o reflectante para asegurar nuestra propia protección
2. Protección de los Afectados. Nos acercaremos al lugar del accidente, evaluando los riesgos para nuestra propia integridad física (pues queremos auxiliar no convertirnos en afectado), y solo en caso de no existir riesgos, se accederá al lugar del accidente intentando eliminar todos los elementos posibles que puedan agravar el estado de los accidentados, cuidando siempre de la propia seguridad.
3. Solicitud de Ayuda Experta. Tras aproximarse al vehículo accidentado y eliminar riesgos, se intentara evaluar el tipo de accidente, el numero de afectados, su localización, su aparente gravedad (simplemente clasificar en fallecidos, heridos graves y leves), y la necesidad de intervención de los servicios de rescate. Toda esa información, junto con la localización precisa del accidente deberá ser comunicada con la mayor brevedad posible a los servicios especializados de atención urgente.
112
4. Asistencia a los accidentados. La mayoría de las lesiones requieren tan solo primeros auxilios, y solo el 5% de los accidentados presentan lesiones que ponen en peligro inmediato su vida, siendo aquí, donde únicamente será necesario aplicar las medidas básicas de mantenimiento de funciones vitales, debiendo actuarse con la cautela suficiente para que el daño inicial ya producido no se vea aumentado por las actuaciones de aquellos que solo pretenden ayudar.

 

Esta asistencia inicial, la dejaremos para un próximo capitulo.

Concurso Fotografico

Concurso fotográfico “Transporte Sanitario Integral Copa Servipark sl”

30/05/2016

 

concurso fotografico
Cumpliendo con el 25 aniversario de la marca Copa Servipark, queremos presentar el concurso fotográfico que hemos diseñado, para celebrar tanto dicha conmemoración como nuestro despliegue en el Transporte Sanitario Integral a nivel nacional.
El plazo reglamentario para presentar las fotografías se inicia hoy, día 01 de junio, finalizando el día 31 de julio de 2016.
Con la realización de dicho concurso, pretendemos dar a conocer la labor sanitaria que desarrollan tanto nuestro personal como vehículos a nivel nacional y más específicamente en Extremadura, a través de la riqueza documental que aportan diversas miradas y puntos de vista.
Por este motivo, las bases de la convocatoria están pensadas para llegar al máximo número de personas y poder obtener así una visión más amplia del papel que desempeñan tanto estas unidades como sus ocupantes, profesionales del sector sanitario.
Dicho Concurso contará con 2 premios, premiando tanto a la fotografía ganadora como a la finalista.
Queremos invitaros a participar en este concurso fotográfico, así como informaros de que vuestras imágenes deberán ser enviadas, en formato JPG, por correo electrónico a concurso@copaservipark.com
Pulsa aquí para descargar las bases en formato pdf
Regalo 2
Regalo 1

Repasando las posiciones de traslado más comunes

POSICIONES DE TRASLADO

En nuestro día a día, existen ocasiones en las que se nos puede pasar por alto la importancia que tiene sobre la salud del paciente algo tan nimio como el hecho de adoptar una correcta postura (antes, durante y después del traslado). Sin embargo, una amplia bibliografía muestra los beneficios que el tratamiento postural tiene sobre la clínica de algunas patologías. Puede observarse como mejora de la función respiratoria, del estado hemodinámico, ayuda a prevenir nuevas lesiones y, lo más importante, favorece la comodidad del paciente.

A continuación veremos las principales posiciones que podemos barajar en función de la patología existente. También es posible realizar cambios en las posturas principales con el fin de adaptarlas mejor a las necesidades del enfermo

 

POSICION: DECÚBITO SUPINO

De cúbito supino

El paciente reposa tumbado en 180º con el cuerpo hacia arriba. Dependiendo de la literatura, es considerada como una de las posiciones más frecuentes de traslado.
Indispensable en casos de politraumatismo para que el alineamiento vertebral se cumpla, previa inmovilización y sujeción (collarín e inmovilizador craneal – comúnmente conocido como dama de elche -, colchón de vacío/tablero espinal). También sirve como postura antiálgica si el paciente flexiona en esta posición los miembros inferiores en patologías de etiología abdominal.

 

POSICION: DECÚBITO LATERAL

De Cúbito Lateral

POSICION: DECÚBITO LATERAL

El paciente está recostado sobre su lado derecho o izquierdo. El lado a elegir es importante según la patología. Por ejemplo, en el caso de las gestantes durante el tercer trimestre de embarazo (sin amenaza de parto), debemos pedirles que se coloquen sobre su lado izquierdo, para evitar aprisionar con el peso de su cuerpo la vena cava y que el riego sanguíneo a la placenta y al feto se vea afectado.
También podemos aplicar al paciente la PLS o Posición Lateral de Seguridad, indicada en pacientes con bajo nivel de consciencia en los que no es necesario/no es posible aislar la vía aérea. Para colocar a la persona en esta posición debemos partir del decúbito supino:

Colocaremos el miembro superior por su cara interna flexionado en un ángulo de 90º respecto al cuerpo.

Manteniendo el miembro inferior del mismo lado en posición anatómica (estirado), flexionaremos el hemicuerpo contrario (miembro superior e inferior) simultáneamente y de nuevo en 90º tomando la camilla como eje.

Giramos el cuerpo hasta que quede en posición lateral.

Para alinear la vía aérea y que el paciente mantenga su permeabilidad sin necesidad de una cánula oro/nasofaríngea, colocaremos el dorso de la mano correspondiente al miembro opuesto a la camilla, bajo el pómulo del lado facial contrario.

POSICION: DECÚBITO PRONO

De cúbito prono

No es una posición que se emplee con frecuencia, pues el enfermo debe tumbarse con el cuerpo hacia abajo. Estaría indicada en caso de heridas o quemaduras en la espalda, así como problemas vertebrales u objetos enclavados (accidentes, apuñalamientos, etc.)

 

POSICION: SEMIFOWLER

El paciente se encuentra semi-incorporado, formando un ángulo de 30º respecto al eje horizontal. Muy empleada para traslados estándar, es decir, enfermos sin problemas ventilatorios, circulatorios o neurológicos. Esta posición suele ser cómoda para el paciente pues minimiza la cinetosis por el movimiento del vehículo asistencial.

 

POSICION: FOWLER

Fowler

El enfermo se encuentra incorporado, formando un ángulo de 45º respecto al eje horizontal. Estaría indicada en pacientes con un grado moderado de disnea, cardiópatas, fracturas de miembros inferiores (con estos correctamente inmovilizados), con cierto grado de confusión u somnolencia.

POSICION: FOWLER ALTA

El paciente se encuentra en sedestación, formando un ángulo de 90º respecto al eje horizontal. Recomendado en situaciones de disnea severa, pacientes obesos con dificultad respiratoria, así como en caso de náuseas con posibilidad de vómito sin afectación del nivel de consciencia.

 

POSICION: TRENDELEMBURG

Trendelemburg

El paciente mantiene la alineación de la columna vertebral, pero su eje horizontal se ve desplazado elevando miembros inferiores (MMII) por encima del plano craneal. Idónea para pacientes en shock (preferentemente los de tipo hipovolémico y hemorrágico), deshidratación extrema y dificultad de acceso a la vía aérea para intubación orotraqueal (IOT). Algunos estudios ponen en duda la efectividad real de esta posición en el shock, sin embargo sigue siendo un punto fuerte en los manuales sanitarios.

 

POSICION: ANTI-TRENDELEMBURG

Trendelemburg Invertida

Al igual que en el trendelemburg, se preserva la alineación espinal. Sin embargo, el giro se invierte, y es la cabeza la que se eleva por encima del plano de los MMII. Está recomendada en casos de traumatismo craneoncefálico, sospecha de daños cerebrales y lesiones torácicas que impliquen, a su vez, problemas a nivel medular.

POSICION: MIEMBROS INFERIORES EN EL AIRE

El paciente se encuentra sentado con sus piernas colgando en el borde de la camilla. De este modo se consigue evitar una sobrecarga de volemia en casos de edema agudo de pulmón e insuficiencia cardíaca. El líquido secuestrado en el tercer espacio (generalmente edemas) permanece en los MMII y no se reincorpora a la circulación sistémica.

POSICION: EMBARAZADAS CON AMENAZA DE PARTO

Gestantes con dinámica de parto: la paciente se encontrará en posición de semi-fowler en sentido contrario a la marcha. Para favorecer la posibilidad de alcanzar el hospital antes de que se produzca el parto, se debe insistir a la parturienta que intente cruzar las piernas para frenar la salida del niño. Si existiese sospecha de prolapso del cordón umbilical, con extremo cuidado se ha de colocar a la mujer en posición genupectoral o mahometana para intentar impulsar la presentación hacia la parte superior del canal del parto y, a su vez, disminuir la presión de la presentación sobre el cordón umbilical:

Se colocará a cuatro patas sobre la camilla.

Inclinará el tronco hasta que el tórax quede en contacto con la camilla.

Debe ladear la cabeza a la vez que queda apoyada sobre la mano en una posición que le resulte cómoda.

Lipotimias

Lipotimia

Que hacer ante una lipotimia

Diversas causas pueden hacer que el riego sanguíneo que lleva oxígeno al cerebro no sea suficiente para mantenerlo consciente y alerta, produciéndose un desmayo. Toma nota de cómo actuar en estos casos.

Lipotimia

En ocasiones, debido a diversas causas, el riego sanguíneo que lleva oxígeno al cerebro no es suficiente para mantenerlo consciente y alerta. Se produce entonces una pérdida de conciencia que puede ser completa o parcial, pero que se vuelve a recuperar rápidamente. Esto se conoce como desmayo, síncope o lipotimia.

Causas del desmayo o lipotimia

  • Hay personas a las que las emociones fuertes como la ansiedad, el temor o incluso la alegría suponen una sobreexcitación que pueden llevar a una lipotimia.
  • Los sitios cerrados con poca ventilación muchas veces producen sensación de agobio, y provocan ataques de ansiedad y síncopes.
  • Ayuno mantenido en el tiempo.
  • El dolor, pues afecta de manera muy diferente a cada persona, puede hacer que el cerebro desconecte y conlleve que la persona sufra un desmayo.
  • Calor extremo que provoque una bajada repentina de la tensión.
  • Normalmente también depende de la persona, pues lo que a alguien no le afecta a otro puede generarle ansiedad que le provoque un episodio de lipotimia.
  • Los desmayos también están asociados a las fobias, que provocan temores que pueden llegar también al desmayo.

Signos, síntomas y complicaciones de una lipotimia

Alguien que está a punto de sufrir un síncope mostrará una serie de síntomas característicos, que nos harán identificar que va a sufrir una lipotimia:

  • Debilidad repentina.
  • Palidez.
  • Sudoración fría.
  • Visión borrosa.
  • Inconsciencia o semiinconsciencia: se notará a la persona obnubilada, con poca reacción a estímulos.
  • Caída repentina al suelo.
  • Respiración superficial.
  • Pulso débil.

Complicaciones de la lipotimia

Un desmayo en sí no tiene complicación alguna, el problema reside en el entorno en que se produzca. Es decir, la persona al desmayarse y caer corre el riesgo de darse un golpe contra el suelo u otros objetos o muebles. Por ejemplo, no es lo mismo que alguien se desmaye estando sentado y con personas alrededor, a que lo haga mientras esté subido en una escalera y se encuentre solo o cuando vaya conduciendo.

Es importante, si le ocurre con frecuencia, que la gente que le rodea lo sepa y pueda acudir en un momento de crisis.

Qué hacer ante una lipotimia

Ante una persona que ha sufrido una lipotimia o un desmayo repentino se debe:

  • Primero, comprobar que es solo un desmayo y que sigue respirando.
  • Colocar a la víctima en un sitio que tenga buena ventilación.
  • Aflojar la ropa para facilitarle la respiración.
  • Indicar que respire profundamente, tomando aire por la nariz y expulsándolo por la boca.
  • Pedir que tosa varias veces. Este estímulo hace que mejore el riego sanguíneo cerebral.
  • Si está consciente, acostarle boca arriba y levantar las piernas para facilitar el retorno de sangre al cerebro.
  • Si está inconsciente pero se ha comprobado que respira, colocarla de lado, para que en caso de vómitos se expulsen.
  • Si hace frío, evitar que la víctima se enfríe. Con ponerle un chaleco o una manta por encima es suficiente.

Qué no hacer ante una lipotimia

Ante una lipotimia hay algunas actuaciones que no debemos acometer:

  • No dar nada de comer ni de beber hasta que la persona esté totalmente recuperada, en cuyo caso se podrá dar agua.
  • Nunca dejar a la víctima sola.

Signos de alarma ante un desmayo

Puede ocurrir que alguien se desmaye por otros motivos. Si el desmayo dura más de cinco minutos es recomendable pedir ayuda médica, puede que la persona sea diabética y la causa del desmayo sea una bajada repentina de azúcar.

Si la persona comienza a convulsionar, es posible que se trate de una crisis epiléptica. En este caso se avisará a los servicios médicos y se apartarán los objetos con los que pueda colisionar la víctima para evitar que se haga daños mayores.

Revisiones de los Tecnicos

Revisión del vehículo y su equipamiento

Revisión Mecánica de la Ambulancia

Técnico-Conductor, al inicio de tu guardia

  • Revisa la documentación: Permiso de Circulación, ITV, seguro, certificado técnico-sanitario, tarjeta de transporte, libro de reclamaciones, carnet de conducir y gps
  • Comprueba los niveles de aceite, anticongelante, liquido de frenos y dirección asistida
  • Revisa la presión de todos los neumáticos y que su desgaste sea regular
  • Operatividad del vehículo: Arrancalo y llena el depósito de combustible si es necesario
  • Busca fugas de líquidos que puedan comprometer el funcionamiento del vehículo y/o la presencia de ruidos anormales
  • Observa daños en chapa-pintura e inspecciona puertas, cristales, limpiaparabrisas y claxon
  • Chequea que estén las herramientas básicas de mantenimiento y descarcelación de heridos
  • Examina los elementos de seguridad pasiva y extinción de incendios
  • Mantén en orden y anclado el material y elementos de la cabina asistencial
  • Verifica el buen funcionamiento de la iluminación interior-exterior del vehículo, de los prioritarios acústicos, luminosos y de la linterna con cono de señalización. Comprueba las comunicaciones con la central
  • Conserva de forma escrupulosa la limpieza interior del vehículo y la exterior, en medida de los posible
  • En cada turno introduce y revisa tus EPIs personales
  • Registra las anomalias iniciales y las que se produzcan durante la guardia en el "parte de revisión mecánica"

Técnico-Sanitario, al inicio de tu guardia

  • Chequea el buen funcionamiento de los sistemas de acceso, iluminación, climatización y seguridad de la cabina asistencial
  • Incorpora y comprueba tus EPIs y elementos de autoprotección
  • Verifica el material de inmovilización- movilización
  • Confirma la carga y funcionalidad de los equipos de electromecánica y diagnóstico junto a sus baterías de repuesto
  • Mantén en orden y anclado el material de la cabina asistencial
  • Conserva un stock adecuado de lencería y mantas
  • Examina el nivel de oxígeno, calcula autonomía y verifica el buen funcionamiento del sistema
  • Comprueba la caducidad de los fármacos, sueroterapia, material fungible y de cura, retira lo caducado o dañado
  • Repón lo necesario ubicándolo en el orden inverso a su uso
  • Revisa los Kits de material de Soporte Vital Avanzado identificando sus características y necesidades de almacenamiento
  • Chequea la limpieza, desinfección y esterilización del material sanitario y del habitáculo asistencial
  • Elimina los residuos derivados de la actividad sanitaria según normativa vigente
  • Cumplimenta los documentos de control de medicamento
  • Registra las anomalías iniciales y las que se produzcan durante la guardia en el "parte de revisión sanitaria"

Que hacer frente a un atragantamiento

Atragantamiento

En ocasiones, un resto de alimento o un objeto pueden atascar nuestras vías aéreas. Lo mejor para desbloquear la entrada y salida de aire es realizar la maniobra de Heimlich. Descubre cómo llevarla a cabo.

Escrito por Alicia Díaz, Enfermera, experta en Primeros Auxilios Qué hacer en caso de atragantamiento

Qué hacer ante un atragantamiento

Debemos tener claras las secuencias de actuación ante un atragantamiento, pues son algoritmos protocolizados que hay que seguir y es lo más sencillo para no perdernos y saber exactamente lo que hacer en cada momento.

En primer lugar hay que evaluar si es una obstrucción parcial o total con los criterios mencionados anteriormente:



En caso de obstrucción parcial

Si la persona está tosiendo, no se debe interferir, las toses son un mecanismo de defensa que le ayudarán a expulsar el objeto extraño, lo mejor es animarle a seguir tosiendo.

También se puede intentar extraer con cuidado el objeto que esté causando el atragantamiento, para ello utilizaremos los dedos índice y pulgar.

En caso de obstrucción total

La víctima no emite sonido alguno, pero está consciente. En este caso se llevará a cabo la Maniobra de Heimlich, que consiste en compresiones que intentarán sacar el objeto asfixiante y desbloquear la salida y entrada de aire. La técnica para realizarla es la siguiente:

  • Colócate detrás de la persona estando tú de pie.
  • Pon tus brazos alrededor de la cintura: la mano derecha en forma de puño cerrado en la parte superior del abdomen de la persona afectada (a la altura de la boca del estómago, donde se unen las costillas), y la mano izquierda tomando el puño, rodeando con los brazos la base del tórax.
  • Comprime el abdomen brusca y fuertemente hacia arriba con ambas manos.
  • Suspende la compresión.
  • Repite la maniobra las veces que sea necesario hasta que la persona expulse el cuerpo extraño de su garganta o que pierda el conocimiento.
  • Si pierde el conocimiento, pide ayuda inmediatamente al teléfono de emergencias comunicando breve y claramente lo sucedido.
  • En niños mayores de un año se utiliza el mismo procedimiento anterior, pero el puño se coloca sobre el ombligo del niño con el lado del pulgar hacia el abdomen.
  • Si una persona está sola y sufre de ahogamiento por objetos que obstruyen la vía respiratoria (tráquea), se puede utilizar la Maniobra Heimlich en uno mismo, clavando o posicionando el peso del cuerpo en el respaldo de una silla, de esta forma la presión dentro del pecho es incrementada rápidamente, forzando al objeto a salir fuera de la vía respiratoria.

Cómo se realiza la Maniobra de Heimlich:

Como y cuando hacer una rcp basica

Aunque muchos trabajos requieren la certificación de RCP y primeros auxilios, como salvavidas y algunos puestos de enseñanza, el conocimiento de la técnicas básicas de la RCP puede ser útil para todo el mundo en el caso de que un amigo o familiar sufra un accidente.

Sin embargo, la práctica incorrecta de las técnicas de RCP puede causar daño a una persona sana y podría complicar la ya situación potencialmente mortal. Como tal, los que están CPR certificados deben mantener no sólo su certificado de papel, pero su memoria hasta al día, y los que no se debe buscar una certificación antes de intentar realizar la reanimación cardiopulmonar, si es posible. Recuerde estas reglas, en primer lugar, cuando se enfrentan a una situación que podría requerir RCP.

Cuándo practicar una RCP básica

En primer lugar, sólo se recomienda que realices la RCP básica si se cumplen las tres condiciones siguientes.
◾La respiración se ha detenido por completo.
◾Tras tomar el pulso, no hay señales de circulación y no responde a estímulos físicos.
◾Eres la persona más capacitada para realizar la reanimación cardiiopulmonar.

Para aplicar la RCP, lo primero que debes hacer es liberar las vías respiratorias, ya que sin una vía abierta, reanudar la respiración será imposible o muy difícil. Esto sólo es necesario para tratar una persona que sufra un atragantamiento.

Si aún está consciente, la maniobra de Heimlich es la mejor manera de liberar el bloqueo de la tráquea (tráquea), pero si la persona está inconsciente, se debe evitar este método. En este caso, has de proceder a la respiración asistida y RCP como primeros auxilios.

Procedimiento para RCP básica

Para realizar la reanimación cardiopulmonar o RCP básica a un adulto:
RCP básica en primeros auxilios
◾ Antes de nada, llama al servicio de urgencias para que envíen un equipo de emergencias mientras realizas la RCP básica. De esta forma, podrás aplicar los primeros auxilios para evitar posibles daños cerebrales mientras llega la ambulancia.
◾ Si la persona no respira, presiona su nariz cerrando las fosas nasales, de forma que las vías respiratorias de la nariz queden cerradas. Toma una bocanada de aire y colocando la boca con fuerza sobre la de la persona, exhala el aire completamente. Realiza este proceso dos veces.
◾ Si la persona no respira ni tiene pulso, has de encontrar el punto exacto para hacer compresiones de pecho. Sigue las costillas flotantes hasta el punto donde se unen en el esternón. Una vez en el extremo inferior del externon, mide tres dedos sobre el extremo, en ese punto has de hacer la presión. Para hacer las compresiones de pecho, coloque la palma de una mano encima del externón y agarra esta mano con la otra de forma que los dedos se mantengan atrás mientras presionas.
◾ Realiza las compresiones de pecho. El número ideal de compresiones de pecho, es de 100 por minuto, lo que equivale a un poco menos de dos por segundo. Realiza quince compresiones de pecho seguidas, empujando enérgicamente y con firmeza el esternón, de forma que se comprima entre 4 y 5 centímetros. Después de realizar las quince compresiones de pecho, repite el proceso desde el principio.

rcp