Movilizacion de enfermos y accidentados (Parte 2)

Metodo_del_bombero

 

Movilización de enfermos. Espacios de Actuación

En nuestras técnicas de movilización, tendremos en cuenta el lugar donde puede encontrarse el paciente, y en función de ello, valorar la dificultad para efectuar el traslado al vehículo.
Habrá situaciones en las que lo primordial sea el traslado del paciente al vehículo y otras, en las que después de valorar y atender al paciente sea preciso anteriormente estabilizar su situación antes de proceder a dicho traslado.
En el trayecto, la salud del paciente va a depender de la forma de movilización y de la estabilidad que podamos proporcionarle, pasamos a nombrar las diferentes situaciones.
  1. En el exterior. Puede tratarse de cualquier caso, peatón que se ha caído, que ha sido atropellado, desvanecimiento…, y en la mayoría de estos casos con una situación de tensión alrededor del enfermo o herido.
La forma de actuación será acorde a la circunstancia, con mucha precaución con el entorno que nos podemos encontrar alrededor. Los miembros de los cuerpos de seguridad suelen ser avisado al mismo tiempo desde el centro de emergencias, pero si el ambiente que nos vamos a encontrar se prevé hostil y somos los primeros en llegar, se debe comunicar al centro de coordinación la situación, para avisar la premura de los cuerpos de seguridad.
Se mantendrá el vehículo en la posición óptima para la atención del paciente, sin poner en peligro cualquier otro elemento que podamos encontrarnos, con el motor en marcha y los dispositivos de señalización conectados. Las maniobras de movilización en la via pública debemos hacerlas dependiendo de la patología del paciente, normalmente con silla o camilla de cuchara.
 
  1. Centro de Salud. A nuestra llegada solicitaremos información sobre la patología y estado del paciente, para así realizar la movilización de la forma más idónea, no suelen representar mayor problema pues siempre tendremos asesoramiento y ayuda necesarios.
 
  1. Al recibir una llamada desde domicilio, deberemos poner atención al lugar de estacionamiento, lo más cercano posible, sin molestar la libre circulación del resto de usuarios. Observaremos el acceso al domicilio, ante la posibilidad de tener que trasladar al paciente, para saber si es efectivo el traslado con camilla, bien con una silla de ruedas o cualquier dispositivo de traslado.
En caso de domicilio con varias alturas, provistos de aparatos elevadores, estos por lo general no permiten el uso de camilla, por lo que la dejaremos preparada lo más cercana posible. El traslado hasta ese punto se efectuará con la silla de ruedas o el dispositivo más adecuado a la patología del paciente.
La silla de ruedas irá provista de una sábana y un manta si fuese necesario, si tuviéramos que utilizar la camilla de cuchara, esta irá acompañada de sus correspondientes correas.
 

Leave a reply