Articles

Cadena de Socorro

La experiencia demuestra que puede conseguirse una respuesta adecuada capaz de reducir la mortalidad en los accidentes de tráfico y sus secuelas.

 

Esta respuesta esta basada en el concepto de cadena de socorro, que recoge una sucesión favorable de acontecimientos que, de producirse, contribuirían a aumentar la probabilidades de supervivencia sin dejar secuelas en el accidentado. Los primeros auxilios prestados por el público general, la primera intervención sanitaria realizada por profesionales de la seguridad, del rescate o de la propia sanidad, y el tratamiento urgente con los medios adecuados, aplicado por equipos especializados, constituyen eslabones de igual importancia en una cadena que tiene como objetivo salvar la vida del accidentado y evitar cualquier otro mal.

Cadena de Socorro

Toda persona puede verse involucrada en un accidente, sea como afectado o en calidad de testigo, por lo que se debería conocer los principios básicos de actuación en estos casos:
  1. Evitar nuevos Accidentes
  2. Proteger a los afectados
  3. Pedir Ayuda experta lo antes posible
  4. Aplicar primeros auxilios y resucitación básica (solo si se dispone del entrenamiento adecuado).

 

1. Evitar nuevos accidentes. Para ello avisaremos con la señales que tengamos a nuestro alcance (luces de emergencia, triángulos de señalización, linternas, bengalas,...) a una distancia no inferior a 150 metros del lugar donde se encuentran los accidentados, siempre que se pueda cubiertos con una prenda llamativa o reflectante para asegurar nuestra propia protección
2. Protección de los Afectados. Nos acercaremos al lugar del accidente, evaluando los riesgos para nuestra propia integridad física (pues queremos auxiliar no convertirnos en afectado), y solo en caso de no existir riesgos, se accederá al lugar del accidente intentando eliminar todos los elementos posibles que puedan agravar el estado de los accidentados, cuidando siempre de la propia seguridad.
3. Solicitud de Ayuda Experta. Tras aproximarse al vehículo accidentado y eliminar riesgos, se intentara evaluar el tipo de accidente, el numero de afectados, su localización, su aparente gravedad (simplemente clasificar en fallecidos, heridos graves y leves), y la necesidad de intervención de los servicios de rescate. Toda esa información, junto con la localización precisa del accidente deberá ser comunicada con la mayor brevedad posible a los servicios especializados de atención urgente.
112
4. Asistencia a los accidentados. La mayoría de las lesiones requieren tan solo primeros auxilios, y solo el 5% de los accidentados presentan lesiones que ponen en peligro inmediato su vida, siendo aquí, donde únicamente será necesario aplicar las medidas básicas de mantenimiento de funciones vitales, debiendo actuarse con la cautela suficiente para que el daño inicial ya producido no se vea aumentado por las actuaciones de aquellos que solo pretenden ayudar.

 

Esta asistencia inicial, la dejaremos para un próximo capitulo.

Repasando las posiciones de traslado más comunes

POSICIONES DE TRASLADO

En nuestro día a día, existen ocasiones en las que se nos puede pasar por alto la importancia que tiene sobre la salud del paciente algo tan nimio como el hecho de adoptar una correcta postura (antes, durante y después del traslado). Sin embargo, una amplia bibliografía muestra los beneficios que el tratamiento postural tiene sobre la clínica de algunas patologías. Puede observarse como mejora de la función respiratoria, del estado hemodinámico, ayuda a prevenir nuevas lesiones y, lo más importante, favorece la comodidad del paciente.

A continuación veremos las principales posiciones que podemos barajar en función de la patología existente. También es posible realizar cambios en las posturas principales con el fin de adaptarlas mejor a las necesidades del enfermo

 

POSICION: DECÚBITO SUPINO

De cúbito supino

El paciente reposa tumbado en 180º con el cuerpo hacia arriba. Dependiendo de la literatura, es considerada como una de las posiciones más frecuentes de traslado.
Indispensable en casos de politraumatismo para que el alineamiento vertebral se cumpla, previa inmovilización y sujeción (collarín e inmovilizador craneal – comúnmente conocido como dama de elche -, colchón de vacío/tablero espinal). También sirve como postura antiálgica si el paciente flexiona en esta posición los miembros inferiores en patologías de etiología abdominal.

 

POSICION: DECÚBITO LATERAL

De Cúbito Lateral

POSICION: DECÚBITO LATERAL

El paciente está recostado sobre su lado derecho o izquierdo. El lado a elegir es importante según la patología. Por ejemplo, en el caso de las gestantes durante el tercer trimestre de embarazo (sin amenaza de parto), debemos pedirles que se coloquen sobre su lado izquierdo, para evitar aprisionar con el peso de su cuerpo la vena cava y que el riego sanguíneo a la placenta y al feto se vea afectado.
También podemos aplicar al paciente la PLS o Posición Lateral de Seguridad, indicada en pacientes con bajo nivel de consciencia en los que no es necesario/no es posible aislar la vía aérea. Para colocar a la persona en esta posición debemos partir del decúbito supino:

Colocaremos el miembro superior por su cara interna flexionado en un ángulo de 90º respecto al cuerpo.

Manteniendo el miembro inferior del mismo lado en posición anatómica (estirado), flexionaremos el hemicuerpo contrario (miembro superior e inferior) simultáneamente y de nuevo en 90º tomando la camilla como eje.

Giramos el cuerpo hasta que quede en posición lateral.

Para alinear la vía aérea y que el paciente mantenga su permeabilidad sin necesidad de una cánula oro/nasofaríngea, colocaremos el dorso de la mano correspondiente al miembro opuesto a la camilla, bajo el pómulo del lado facial contrario.

POSICION: DECÚBITO PRONO

De cúbito prono

No es una posición que se emplee con frecuencia, pues el enfermo debe tumbarse con el cuerpo hacia abajo. Estaría indicada en caso de heridas o quemaduras en la espalda, así como problemas vertebrales u objetos enclavados (accidentes, apuñalamientos, etc.)

 

POSICION: SEMIFOWLER

El paciente se encuentra semi-incorporado, formando un ángulo de 30º respecto al eje horizontal. Muy empleada para traslados estándar, es decir, enfermos sin problemas ventilatorios, circulatorios o neurológicos. Esta posición suele ser cómoda para el paciente pues minimiza la cinetosis por el movimiento del vehículo asistencial.

 

POSICION: FOWLER

Fowler

El enfermo se encuentra incorporado, formando un ángulo de 45º respecto al eje horizontal. Estaría indicada en pacientes con un grado moderado de disnea, cardiópatas, fracturas de miembros inferiores (con estos correctamente inmovilizados), con cierto grado de confusión u somnolencia.

POSICION: FOWLER ALTA

El paciente se encuentra en sedestación, formando un ángulo de 90º respecto al eje horizontal. Recomendado en situaciones de disnea severa, pacientes obesos con dificultad respiratoria, así como en caso de náuseas con posibilidad de vómito sin afectación del nivel de consciencia.

 

POSICION: TRENDELEMBURG

Trendelemburg

El paciente mantiene la alineación de la columna vertebral, pero su eje horizontal se ve desplazado elevando miembros inferiores (MMII) por encima del plano craneal. Idónea para pacientes en shock (preferentemente los de tipo hipovolémico y hemorrágico), deshidratación extrema y dificultad de acceso a la vía aérea para intubación orotraqueal (IOT). Algunos estudios ponen en duda la efectividad real de esta posición en el shock, sin embargo sigue siendo un punto fuerte en los manuales sanitarios.

 

POSICION: ANTI-TRENDELEMBURG

Trendelemburg Invertida

Al igual que en el trendelemburg, se preserva la alineación espinal. Sin embargo, el giro se invierte, y es la cabeza la que se eleva por encima del plano de los MMII. Está recomendada en casos de traumatismo craneoncefálico, sospecha de daños cerebrales y lesiones torácicas que impliquen, a su vez, problemas a nivel medular.

POSICION: MIEMBROS INFERIORES EN EL AIRE

El paciente se encuentra sentado con sus piernas colgando en el borde de la camilla. De este modo se consigue evitar una sobrecarga de volemia en casos de edema agudo de pulmón e insuficiencia cardíaca. El líquido secuestrado en el tercer espacio (generalmente edemas) permanece en los MMII y no se reincorpora a la circulación sistémica.

POSICION: EMBARAZADAS CON AMENAZA DE PARTO

Gestantes con dinámica de parto: la paciente se encontrará en posición de semi-fowler en sentido contrario a la marcha. Para favorecer la posibilidad de alcanzar el hospital antes de que se produzca el parto, se debe insistir a la parturienta que intente cruzar las piernas para frenar la salida del niño. Si existiese sospecha de prolapso del cordón umbilical, con extremo cuidado se ha de colocar a la mujer en posición genupectoral o mahometana para intentar impulsar la presentación hacia la parte superior del canal del parto y, a su vez, disminuir la presión de la presentación sobre el cordón umbilical:

Se colocará a cuatro patas sobre la camilla.

Inclinará el tronco hasta que el tórax quede en contacto con la camilla.

Debe ladear la cabeza a la vez que queda apoyada sobre la mano en una posición que le resulte cómoda.