Articles

Cadena de Socorro

La experiencia demuestra que puede conseguirse una respuesta adecuada capaz de reducir la mortalidad en los accidentes de tráfico y sus secuelas.

 

Esta respuesta esta basada en el concepto de cadena de socorro, que recoge una sucesión favorable de acontecimientos que, de producirse, contribuirían a aumentar la probabilidades de supervivencia sin dejar secuelas en el accidentado. Los primeros auxilios prestados por el público general, la primera intervención sanitaria realizada por profesionales de la seguridad, del rescate o de la propia sanidad, y el tratamiento urgente con los medios adecuados, aplicado por equipos especializados, constituyen eslabones de igual importancia en una cadena que tiene como objetivo salvar la vida del accidentado y evitar cualquier otro mal.

Cadena de Socorro

Toda persona puede verse involucrada en un accidente, sea como afectado o en calidad de testigo, por lo que se debería conocer los principios básicos de actuación en estos casos:
  1. Evitar nuevos Accidentes
  2. Proteger a los afectados
  3. Pedir Ayuda experta lo antes posible
  4. Aplicar primeros auxilios y resucitación básica (solo si se dispone del entrenamiento adecuado).

 

1. Evitar nuevos accidentes. Para ello avisaremos con la señales que tengamos a nuestro alcance (luces de emergencia, triángulos de señalización, linternas, bengalas,...) a una distancia no inferior a 150 metros del lugar donde se encuentran los accidentados, siempre que se pueda cubiertos con una prenda llamativa o reflectante para asegurar nuestra propia protección
2. Protección de los Afectados. Nos acercaremos al lugar del accidente, evaluando los riesgos para nuestra propia integridad física (pues queremos auxiliar no convertirnos en afectado), y solo en caso de no existir riesgos, se accederá al lugar del accidente intentando eliminar todos los elementos posibles que puedan agravar el estado de los accidentados, cuidando siempre de la propia seguridad.
3. Solicitud de Ayuda Experta. Tras aproximarse al vehículo accidentado y eliminar riesgos, se intentara evaluar el tipo de accidente, el numero de afectados, su localización, su aparente gravedad (simplemente clasificar en fallecidos, heridos graves y leves), y la necesidad de intervención de los servicios de rescate. Toda esa información, junto con la localización precisa del accidente deberá ser comunicada con la mayor brevedad posible a los servicios especializados de atención urgente.
112
4. Asistencia a los accidentados. La mayoría de las lesiones requieren tan solo primeros auxilios, y solo el 5% de los accidentados presentan lesiones que ponen en peligro inmediato su vida, siendo aquí, donde únicamente será necesario aplicar las medidas básicas de mantenimiento de funciones vitales, debiendo actuarse con la cautela suficiente para que el daño inicial ya producido no se vea aumentado por las actuaciones de aquellos que solo pretenden ayudar.

 

Esta asistencia inicial, la dejaremos para un próximo capitulo.

Lipotimias

Lipotimia

Que hacer ante una lipotimia

Diversas causas pueden hacer que el riego sanguíneo que lleva oxígeno al cerebro no sea suficiente para mantenerlo consciente y alerta, produciéndose un desmayo. Toma nota de cómo actuar en estos casos.

Lipotimia

En ocasiones, debido a diversas causas, el riego sanguíneo que lleva oxígeno al cerebro no es suficiente para mantenerlo consciente y alerta. Se produce entonces una pérdida de conciencia que puede ser completa o parcial, pero que se vuelve a recuperar rápidamente. Esto se conoce como desmayo, síncope o lipotimia.

Causas del desmayo o lipotimia

  • Hay personas a las que las emociones fuertes como la ansiedad, el temor o incluso la alegría suponen una sobreexcitación que pueden llevar a una lipotimia.
  • Los sitios cerrados con poca ventilación muchas veces producen sensación de agobio, y provocan ataques de ansiedad y síncopes.
  • Ayuno mantenido en el tiempo.
  • El dolor, pues afecta de manera muy diferente a cada persona, puede hacer que el cerebro desconecte y conlleve que la persona sufra un desmayo.
  • Calor extremo que provoque una bajada repentina de la tensión.
  • Normalmente también depende de la persona, pues lo que a alguien no le afecta a otro puede generarle ansiedad que le provoque un episodio de lipotimia.
  • Los desmayos también están asociados a las fobias, que provocan temores que pueden llegar también al desmayo.

Signos, síntomas y complicaciones de una lipotimia

Alguien que está a punto de sufrir un síncope mostrará una serie de síntomas característicos, que nos harán identificar que va a sufrir una lipotimia:

  • Debilidad repentina.
  • Palidez.
  • Sudoración fría.
  • Visión borrosa.
  • Inconsciencia o semiinconsciencia: se notará a la persona obnubilada, con poca reacción a estímulos.
  • Caída repentina al suelo.
  • Respiración superficial.
  • Pulso débil.

Complicaciones de la lipotimia

Un desmayo en sí no tiene complicación alguna, el problema reside en el entorno en que se produzca. Es decir, la persona al desmayarse y caer corre el riesgo de darse un golpe contra el suelo u otros objetos o muebles. Por ejemplo, no es lo mismo que alguien se desmaye estando sentado y con personas alrededor, a que lo haga mientras esté subido en una escalera y se encuentre solo o cuando vaya conduciendo.

Es importante, si le ocurre con frecuencia, que la gente que le rodea lo sepa y pueda acudir en un momento de crisis.

Qué hacer ante una lipotimia

Ante una persona que ha sufrido una lipotimia o un desmayo repentino se debe:

  • Primero, comprobar que es solo un desmayo y que sigue respirando.
  • Colocar a la víctima en un sitio que tenga buena ventilación.
  • Aflojar la ropa para facilitarle la respiración.
  • Indicar que respire profundamente, tomando aire por la nariz y expulsándolo por la boca.
  • Pedir que tosa varias veces. Este estímulo hace que mejore el riego sanguíneo cerebral.
  • Si está consciente, acostarle boca arriba y levantar las piernas para facilitar el retorno de sangre al cerebro.
  • Si está inconsciente pero se ha comprobado que respira, colocarla de lado, para que en caso de vómitos se expulsen.
  • Si hace frío, evitar que la víctima se enfríe. Con ponerle un chaleco o una manta por encima es suficiente.

Qué no hacer ante una lipotimia

Ante una lipotimia hay algunas actuaciones que no debemos acometer:

  • No dar nada de comer ni de beber hasta que la persona esté totalmente recuperada, en cuyo caso se podrá dar agua.
  • Nunca dejar a la víctima sola.

Signos de alarma ante un desmayo

Puede ocurrir que alguien se desmaye por otros motivos. Si el desmayo dura más de cinco minutos es recomendable pedir ayuda médica, puede que la persona sea diabética y la causa del desmayo sea una bajada repentina de azúcar.

Si la persona comienza a convulsionar, es posible que se trate de una crisis epiléptica. En este caso se avisará a los servicios médicos y se apartarán los objetos con los que pueda colisionar la víctima para evitar que se haga daños mayores.

Que hacer frente a un atragantamiento

Atragantamiento

En ocasiones, un resto de alimento o un objeto pueden atascar nuestras vías aéreas. Lo mejor para desbloquear la entrada y salida de aire es realizar la maniobra de Heimlich. Descubre cómo llevarla a cabo.

Escrito por Alicia Díaz, Enfermera, experta en Primeros Auxilios Qué hacer en caso de atragantamiento

Qué hacer ante un atragantamiento

Debemos tener claras las secuencias de actuación ante un atragantamiento, pues son algoritmos protocolizados que hay que seguir y es lo más sencillo para no perdernos y saber exactamente lo que hacer en cada momento.

En primer lugar hay que evaluar si es una obstrucción parcial o total con los criterios mencionados anteriormente:



En caso de obstrucción parcial

Si la persona está tosiendo, no se debe interferir, las toses son un mecanismo de defensa que le ayudarán a expulsar el objeto extraño, lo mejor es animarle a seguir tosiendo.

También se puede intentar extraer con cuidado el objeto que esté causando el atragantamiento, para ello utilizaremos los dedos índice y pulgar.

En caso de obstrucción total

La víctima no emite sonido alguno, pero está consciente. En este caso se llevará a cabo la Maniobra de Heimlich, que consiste en compresiones que intentarán sacar el objeto asfixiante y desbloquear la salida y entrada de aire. La técnica para realizarla es la siguiente:

  • Colócate detrás de la persona estando tú de pie.
  • Pon tus brazos alrededor de la cintura: la mano derecha en forma de puño cerrado en la parte superior del abdomen de la persona afectada (a la altura de la boca del estómago, donde se unen las costillas), y la mano izquierda tomando el puño, rodeando con los brazos la base del tórax.
  • Comprime el abdomen brusca y fuertemente hacia arriba con ambas manos.
  • Suspende la compresión.
  • Repite la maniobra las veces que sea necesario hasta que la persona expulse el cuerpo extraño de su garganta o que pierda el conocimiento.
  • Si pierde el conocimiento, pide ayuda inmediatamente al teléfono de emergencias comunicando breve y claramente lo sucedido.
  • En niños mayores de un año se utiliza el mismo procedimiento anterior, pero el puño se coloca sobre el ombligo del niño con el lado del pulgar hacia el abdomen.
  • Si una persona está sola y sufre de ahogamiento por objetos que obstruyen la vía respiratoria (tráquea), se puede utilizar la Maniobra Heimlich en uno mismo, clavando o posicionando el peso del cuerpo en el respaldo de una silla, de esta forma la presión dentro del pecho es incrementada rápidamente, forzando al objeto a salir fuera de la vía respiratoria.

Cómo se realiza la Maniobra de Heimlich: