Articles

Disposición del material en la movilización y traslado

Vamos a tratar la disposición idónea del material de soporte vital en los sistemas de movilización, para que no entorpezca la maniobrabilidad en el traslado y sin ocasionar perjuicios en los pacientes críticos.
Trataremos por pasos el procedimiento de movilización dependiendo de la patología del paciente y la zona de evacuación.
 
Válidos en domicilio. Tipo de paciente que va a ser cooperador, y la movilización a una silla de ruedas va a ser fácil. La evacuación se hará bien por medio de un aparato elevador, o por las escaleras del inmueble si no tuviese ascensor. En este caso tendrá que efectuarse por medio de dos técnicos. El primer TTS se situará en la cabeza del paciente, inclinando hacia él la silla y dejando en el aire la zona de los pies del paciente, para así el segundo TTS coger por los mangos que tiene provista la silla y comenzar el descenso por la escalera, situándose en el sentido de la marcha. Este tipo de maniobra se efectuará mejor entre dos personas, pues es más difícil perder el equilibrio que si hubiese más personal. Sujetaremos al paciente mediante las correas de la silla para evitar caídas involuntarias.
 
Encamados en domicilio. El traslado se hará de la misma forma que un paciente válido, con la diferencia del traspaso de la cama a la silla. Esto se efectuará cogiendo un técnico los antebrazos de la víctima, pasando sus manos por debajo de las axilas y otro TTS cogerá por las rodillas, siempre haciendo flexión con las rodillas para no doblar la espalda y no tener ningún tirón al momento de elevar al paciente hasta la sillas. Es la técnica más utilizada en pacientes conscientes y no válidos.
 
Con fracturas de miembros. Lo primero que habrá que efectuar será la inmovilización del miembro dañado y alineación de los miembros, para la posterior colocación de la camilla de cuchara y la consiguiente movilización hasta la camilla de la ambulancia. Ya en la camilla de cuchara se procederá a atar al paciente por medio de las correas de sujeción provistas para tal efecto. Se utilizarán tres correas, una en las piernas, otra sujetando la zona de las caderas y la tercera pasándola por debajo de las axilas del paciente. La técnica de colocación de la camilla de cuchara es la descrita en el apartado anterior.
El traslado se efectuará con un TTS en la cabeza y otro TTS en los pies colocado en el sentido de la marcha. En el caso que sea necesaria la participación de más efectivos, se colocara en los laterales de la camilla.
Movilización de pacientes
 
Con problemas respiratorios. En la atención de un paciente con problemas respiratorios será necesario la aportación de oxigenoterapia, con la consiguiente utilización de una botella de oxígeno portátil, la cual deberá ir acompañando al ocupante hasta el vehículo con el que se le va a trasladar a un Centro Hospitalario.
La posición idónea del paciente será la de Fowler. Para ello nuestra primera elección será la silla de ruedas y si no es posible, utilizaremos la propia camilla de la ambulancia.
 
Problemas cardiacos. Primará la administración tanto de soporte respiratorio como circulatorio y la monitorización cardiaca. Por eso que tendremos que prever toda la disposición del material que vamos a utilizar. Procuraremos realizar la evacuación en posición de sentado. Puede ser el caso de una insuficiencia cardiaca o un edema agudo de pulmón. El traslado se efectuará por medio de la silla de ruedas o con camilla de ambulancia elevada.
En la silla se podrá acoplar el monitor en la parte trasera y en la camilla en el lado izquierdo del paciente, para no tener inconvenientes de espacio dentro de la ambulancia.
 
El paciente crítico. Aquel cuya situación clínica conlleva alto riesgo. Su manejo conllevará movilizaciones e inmovilizaciones de precisión, material altamente tecnificado (monitor-desfibrilador, ventilación mecánica, sueroterapia…)
En un paciente en vía pública, tras realizar la primera valoración y estabilización de emergencias, se realizarán las maniobras de inmovilización-movilización de emergencias, realizándose el traslado hasta la unidad móvil en camilla de cuchara o ayuda de tablero espinal hasta el colchón de vacío, que estará previamente colocado en la camilla de la ambulancia.
En los domicilios, la movilización por las escaleras del inmueble se realizarán inmovilizando al paciente por medio de correas destinada a este fin, y procurando la sincronización de todo el equipo asistencial y del aparataje para lograr nuestra meta. Así, los TTS se dispondrán a los pies y cabecera del enfermo, y el personal sanitario ayudará controlando el buen funcionamiento del material utilizado, y las maniobras de traslado.

Movilizacion de enfermos y accidentados (Parte 2)

Metodo_del_bombero

 

Movilización de enfermos. Espacios de Actuación

En nuestras técnicas de movilización, tendremos en cuenta el lugar donde puede encontrarse el paciente, y en función de ello, valorar la dificultad para efectuar el traslado al vehículo.
Habrá situaciones en las que lo primordial sea el traslado del paciente al vehículo y otras, en las que después de valorar y atender al paciente sea preciso anteriormente estabilizar su situación antes de proceder a dicho traslado.
En el trayecto, la salud del paciente va a depender de la forma de movilización y de la estabilidad que podamos proporcionarle, pasamos a nombrar las diferentes situaciones.
  1. En el exterior. Puede tratarse de cualquier caso, peatón que se ha caído, que ha sido atropellado, desvanecimiento…, y en la mayoría de estos casos con una situación de tensión alrededor del enfermo o herido.
La forma de actuación será acorde a la circunstancia, con mucha precaución con el entorno que nos podemos encontrar alrededor. Los miembros de los cuerpos de seguridad suelen ser avisado al mismo tiempo desde el centro de emergencias, pero si el ambiente que nos vamos a encontrar se prevé hostil y somos los primeros en llegar, se debe comunicar al centro de coordinación la situación, para avisar la premura de los cuerpos de seguridad.
Se mantendrá el vehículo en la posición óptima para la atención del paciente, sin poner en peligro cualquier otro elemento que podamos encontrarnos, con el motor en marcha y los dispositivos de señalización conectados. Las maniobras de movilización en la via pública debemos hacerlas dependiendo de la patología del paciente, normalmente con silla o camilla de cuchara.
 
  1. Centro de Salud. A nuestra llegada solicitaremos información sobre la patología y estado del paciente, para así realizar la movilización de la forma más idónea, no suelen representar mayor problema pues siempre tendremos asesoramiento y ayuda necesarios.
 
  1. Al recibir una llamada desde domicilio, deberemos poner atención al lugar de estacionamiento, lo más cercano posible, sin molestar la libre circulación del resto de usuarios. Observaremos el acceso al domicilio, ante la posibilidad de tener que trasladar al paciente, para saber si es efectivo el traslado con camilla, bien con una silla de ruedas o cualquier dispositivo de traslado.
En caso de domicilio con varias alturas, provistos de aparatos elevadores, estos por lo general no permiten el uso de camilla, por lo que la dejaremos preparada lo más cercana posible. El traslado hasta ese punto se efectuará con la silla de ruedas o el dispositivo más adecuado a la patología del paciente.
La silla de ruedas irá provista de una sábana y un manta si fuese necesario, si tuviéramos que utilizar la camilla de cuchara, esta irá acompañada de sus correspondientes correas.